Risa Vs Estrés

¡Pare de sufrir! Sabemos que la semana de parciales no es la mejor del universo, pero ya que estamos sumergidos en el mar, ¡nadaremos! Hoy te traemos unos cuantos tips desestresantes y necesarios para que se reduzca la posibilidad de colapso.

Hoy te invitamos a reír, sí: a reír y mucho. Normalmente entramos en un sistema infinito de rutina, de correr, resolver, estudiar, pero dentro de todo y especialmente en semana de exámenes somos especialistas en saturarnos, sufrir y estresarnos. Tal vez no podamos cambiar eso porque es parte de los métodos de evaluación obligatorios de la Universidad (y del sistema educativo en general), pero con una buena planificación y unas cuantas carcajadas todo se puede lograr con mejor humor.

¿Alguna vez escuchaste hablar sobre la “Terapia de la Risa”?

risoterapia La risoterapia o terapia de la risa consiste en crear situaciones que ayuden a liberar las tensiones físicas y emocionales, para conseguir reír de manera natural. Se practica en grupo, con la dirección de monitores especializados que emplean técnicas de expresión corporal, bailes y juegos, masajes… con el objetivo de que los participantes consigan desinhibirse y terminen riendo a carcajadas.

Tal vez la rutina no te permita practicar esto “formalmente” con la guía monitoreada que se menciona, pero por supuesto que podés utilizar los argumentos para generar actividades grupales que realicen este tipo de inhibición. Por ejemplo, cuando estés reunido con tus compañeros estudiando, en esas desveladas o tardes infinitas, darse 10 o 15 minutos (determinar el tiempo es fundamental para no desenfocarse de la actividad de estudio para la cual se reunieron en primer lugar) para ver o comentar algún video o incluso burlarse entre el grupo mismo de la situación en la que están y cómo llegaron ahí con ánimo jocoso, es siempre un plus al estudio y una perspectiva que disminuye el estado de tensión. Les permitirá que al retornar al estudio los pensamientos puedan estar una vez más enfocados en el trabajo, es como un refresh instantáneo. La risa entonces actuará sobre vos como una limpieza a tu memoria ram, ésa que ya tenías saturada. Tal cual lo harías cuando tu computador se pone lento.

Beneficios de la risa:

- Inspiramos mayor cantidad de aire, y se incrementa el volumen respiratorio, oxigenando el organismo.

- El corazón late más rápido y mejora la circulación.

- Es un ejercicio muscular, ya que al reírnos se movilizan más de 400 músculos.

- Se liberan endorfinas en el cerebro, un analgésico natural, y aumenta la secreción de serotonina. Esto reduce la percepción del dolor y equilibra el estado de ánimo, combatiendo el estrés y la ansiedad, y facilitando el sueño.

- Favorece la función digestiva y mejora el tránsito intestinal.

- Refuerza las defensas y activa el sistema inmunitario.

- Potencia la creatividad y la productividad.

- Elimina la energía negativa, y nos enseña a percibir cualquier situación de forma más positiva.

risoterapia-rgbEstá comprobado científicamente que las personas que ríen con más facilidad o son más espontáneas al momento de lanzar una carcajada, son más empáticas y extrovertidas con el tiempo, les resulta más fácil hacer amigos.

Es importante aprender a reírse de uno mismo, de las capacidades limitadas del ser humano y de la vida. Normalmente nos enseñan a reírnos de los demás, pero reírse de uno mismo podría llegar a ser incluso más divertido. Seguramente en muchas ocasiones estuviste metido en una situación de esas que si las contás nadie te cree, pues acordáte aunque sea solo(a) y ¡reíte!… desde esas escenas patéticas de amor de las que has sido alguna vez protagonista, hasta tragicomedia: todo se admite en el “file” personal.

Ahorita mismo acordáte de una metida de pata en clase o con compañeros en el colegio, de la primera pelea con tu pareja, de la pinta que tenías vos y tu mejor amigo/a a los quince, o de esa vez cuando tus papás se enojaron tan feo que ya te viste fuera de tu casa con maleta y todo! Si ninguna de estas situaciones te hace comenzar a reír, seguí pensando en otras y todas las que
podás como para tenerlas a mano en cualquier momento de estrés.

La risa y un buen sentido del humor es incluso un atributo de atracción muy valorado, y al mismo tiempo complejo; si no querés usarlos para el estrés, podés también aprovecharlo para tus relaciones personales.

riendo¡Optimismo!

“Ay ay ay ay canta y no llores!…” Como nos dice el Chente Fernández, a veces la cuestión está en que le pongás un poco de feeling a eso que parece una pista desolada de baile. Acá te dejamos unos consejitos exprés para que diluyás tus penas con un poco de actitud positiva:

Viví en el presente:

Está bien hacer planes para el futuro, pero sin perder la perspectiva, y teniendo en cuenta que los cimientos de ese futuro se tienen que establecer “aquí y ahora”. No te amargués recordando malos momentos. Las experiencias desagradables te servirán para aprender en qué te equivocaste, no las utilicés para auto-compadecerte y justificar tu “mala suerte”. Concentráte en las cosas buenas que viviste, para seguir viviendo más cosas buenas.

Intentá disfrutar todos los días:

No te pases toda la semana pensando únicamente en lo que harás el fin de semana. Cada momento que vivimos es único e irrepetible: Disfrutá de la vida en general, no de lo que te parece más disfrutable en la opinión de la sociedad.

Relacionáte con personas positivas:

Que tengan algo que aportar y hagan tu vida más agradable. Evitá a los que se viven expectantes a las desgracias ajenas y hacen de la crítica destructiva su entretenimiento preferido. Dejálos atrás.

personas-sonriendoEn conclusión no hay nada mejor -que podás controlar vos mismo(a)- que ¡reír! Lo hagás solo(a) o acompañado(a) es una forma facilísima y efectiva combatir cualquier mal que tenga que ver con la subjetividad de cómo interpretás lo que pasa a tu alrededor.

Te proponemos un experimento: con tu grupo. aunque no haya algo de qué reír en ese momento, empiecen a reír, primero de forma forzada y consiente y, de repente, verán cómo las risas empiezan a convertirse en risa de verdad y no podrán parar, y empezarán a sentir mucho de lo que se supone que deben sentir gracias a la risa.

Aprovechá Youtube, Vine, al amigo de la risa chistosa, una broma inocentona al compañero del curso, molestá un poquito a tu hermano, una bromita en el almuerzo con la familia, lo que sea  que active tu risa -mientras no sea a costa de la burla a otros, claro- funciona. La risa es contagiosa así que ¡empezá la epidemia!.