Estudiantes que no solo estudian: cómo se trabaja en la U

Estudiantes que no solo estudian: cómo se trabaja en la U

Las experiencias laborales tienen mucha incidencia en tu bienestar personal. Siendo una dimensión más en la vida, el trabajo influye en otras partes como tu vida personal, tu vida social y tu interacción con el entorno en general: pasás a ver las cosas desde una perspectiva de responsabilidad por tus acciones, de independencia –tanto en toma de decisiones como en el aspecto económico- y de organización en general.

En la U los estudiantes pueden trabajar en varias unidades, como apoyo de oficina, como atención a estudiantes, como ayudantes de materias y laboratorios, como asistentes de proyectos y como creadores de contenido (diseño y redacción). Así, hay muchas áreas en las que los jóvenes pueden aprovechar su tiempo y tener un ingreso económico, a la vez que continúan su formación académica.

Conversamos con 13 estudiantes que trabajan en la Universidad. La mayoría de ellos trabaja a medio tiempo, pero hay quienes aprovechan que siguen en vacación y toman la jornada completa.

¿Por qué trabajar en la U?

Hacer amigos, aprender sobre temas que no son de la carrera y escapar del tiempo de ocio desaprovechado… son tres de las razones más recurrentes por los estudiantes con quienes charlamos para saber cómo viven la experiencia de trabajar en la U, algunos por primera vez otros por varios periodos académicos consecutivos.

“Porque tenía mucho tiempo de libre, y el dinero nunca viene mal” –dice una estudiante entre risas.

“Por el hecho de que me dan flexibilidad en el horario y que el trabajo al no ser tan duro me iba a permitir hacer mis tareas tranquilo”.

“Me llamó la atención el hecho de que se socializa más, realmente es un ambiente laboral agradable”.

“Desde siempre quise trabajar pero por la edad no podía; en la U en cambio, como es un sistema de trabajo estudiantil, al fin pude y me gustó mucho; hasta ahora no he parado”.

“Inicialmente comencé a trabajar en la U porque me había aplazado en una materia y tenía que recuperarla, entonces usé el dinero ganado para pagarla yo mismo. Desde ahí me quedé.”

¿Cómo hacen para equilibrar el estudio, trabajo y otras actividades?

La mayoría de los estudiantes/trabajadores dicen que repartir su tiempo entre las obligaciones de estudios y trabajo viene de forma natural. Al tener más actividades, se acostumbran a organizar mejor su tiempo de dedicación a cada una.

“Lo bueno es que la modalidad de trabajo es bien flexible; no es un trabajo agotador o que haga que deje hacer mis otras cosas”

“Como ya sé que de tal hora a tal hora trabajo, entonces sé que no dispongo de ese tiempo y separo otro momento para mis otras obligaciones”

“En realidad no tengo una planificación, dejo que las cosas fluyan de manera natural. Está permitido hacer tareas de la U cuando estás en la oficina, siempre y cuando no dejés de lado el trabajo”.

“Tengo un poco de miedo de que sea mucha presión, pero sé que sólo es cuestión de que me organice yo misma, no hay presiones por parte del trabajo en sí”.

¿Qué aprenden en el ambiente laboral?

Nos dicen que del ambiente de trabajo aprenden mucho, es una relación –entre sí y entre ellos y quienes los supervisan en cada unidad- bastante amigable y respetuosa, entienden mejor cómo funciona la U.

“Es muy cómodo trabajar en la universidad; dentro de todo manejás tu tiempo porque es un ambiente tranquilo y consideran tus actividades académicas como prioridad”.

“Es un entorno motivador; me encanta la posibilidad de rodearme de docentes que trabajan aquí y me inspiran y me enseñan más cosas aún fuera de clase, en el trato diario”.

¿Qué expectativas tenían al comenzar a trabajar? ¿Alguna sorpresa agradable? ¿Alguna desagradable?

“Me sorprende la confianza que tienen en nosotros como trabajadores; desde el manejo de documentos hasta la autonomía en el trabajo; no están encima de uno pensando que lo haremos mal.”

“Mientras más tiempo trabajás, menos tienen que estar pendientes de cómo lo estás haciendo porque esa confianza que te dan, se transforma en una responsabilidad: ellos confían y uno le da razones para confiar.”

”Yo pensé que iba a ser más duro, y aunque hay momentos en que se trabaje más y otros menos, es un buen trabajo; se adapta a mí”.

“La verdad es que esperaba que fuera tal como lo vi la vez que me inscribí, y  en realidad sabía más o menos de qué se trataba porque tengo experiencia en atención al cliente. Me gusta mucho porque siento que, en cierta forma, motivo y oriento a aquellos que vienen llenos de miedos y dudas con respecto a la vida universitaria, y sobre la dificultad de las carreras”.

¡Vos también podés trabajar en la U! Solo necesitás llevar tu horario al DABE y decir que te gustaría hacerlo; a medida que se creen puestos (o queden libres los ya existentes) se convoca a los posibles nuevos candidatos.