Universitarios: Libres y/o responsables

Universitarios: Libres y/o responsables

delcolegioalaU

“Libertad” y “responsabilidad” son palabras fáciles de escribir pero posiblemente complejas de llevar a práctica en una condición de estudiantes en transición del colegio a la universidad. ¿Quién las entiende a cabalidad?

Ambos –colegio y universidad- como sistemas educativos tienen labores y tareas para cumplir y la libertad para hacerlas. En la universidad, eso depende de uno mismo, en cambio en el colegio todavía tenemos la insistencia de cumplirlas que viene de autoridades de nuestra vida, desde profesores, hasta padres de familia y/o tutores.

Para muchos estudiantes nuevos, adaptarse a la Universidad implica un reto; el cambio de horarios, el transportarse de forma más independiente, la especialización en las materias llevadas en comparación con las del colegio, el ritmo de avance y más detalles. Todo esto pide (a gritos) mayor responsabilidad. ¿Por qué?:

IR O NO IR A CLASES, ESE ES EL DILEMA

La asistencia a clases es comprometedora porque  no es obligatoria pero faltar significa no enterarte de lo avanzado o recuperar lo aprendido a menos que estés preguntando a tus compañeros que, en muchos casos y por la Ley de Murphy, han faltado a la misma clase que vos.

SIN VIGILANCIA PARENTAL

Tener una libertad responsable es aprovechar al máximo la independencia pero valorando el tiempo y las oportunidades. El sistema universitario reconoce que el estudiante necesita crecer y aprender, pero más por cuenta propia porque la figura sea paternal o maternal no está presente como estaba en el colegio. En la universidad se supone que cada estudiante tiene el poder para decidir de la mejor forma qué hacer con su libertad y saber que las decisiones que tome tendrán un impacto positivo o negativo afectando su vida profesional.

CONSECUENCIAS EN EL COLEGIO VS. CONSECUENCIAS EN LA U

La repercusión de ser irresponsable en la universidad ya no es una llamada a los padres o perder el recreo, es el perder el hilo de la clase y no aprovecharla, es no asistir a una clase en la que justo hablaron sobre lo que será la pregunta de 30 puntos del siguiente parcial. La irresponsabilidad en la universidad repercute incluso en tu vida laboral: tus actuales compañeros se convertirán en colegas más adelante  y, por lo mismo, en contactos de trabajo. Si en la universidad fuiste “el flojo del grupo que nunca iba a las reuniones”, las probabilidades de que esos compañeros te recomienden en su empresa son muy bajas.